Italia: país de historia y cultura que influyó en el mundo

0

Un país con destinos imperdibles y multitud de atracciones y eventos

 

Historia, cultura, arquitectura y gastronomía son algunos de los aspectos más destacados de este increíble país, una península ubicada en el centro-sur de Europa, que limita con Francia, Suiza, Austria y Eslovenia.

Italia tiene dos estados independientes, San Marino y el Vaticano; y un enclave italiano en Suiza, la pequeña ciudad de Campione d’Itália.

Es uno de los países fundadores de la Unión Europea y parte de la Eurozona, además de participar en diferentes grupos políticos globales.

Pero para conocer mejor Italia es necesario comprender su evolución y cómo fue llegar “hasta aquí”.

Roma, su capital, fue durante siglos el centro político y religioso de la civilización occidental, capital del Imperio Romano y sede de la iglesia católica. Tras la caída de los romanos, el país sufrió varias invasiones de pueblos extranjeros.

El Renacimiento, movimiento intelectual que se convirtió en parte integral de la formación del pensamiento europeo, tuvo su desarrollo vinculado a una serie de cambios sociales, políticos y económicos ocurridos a finales de la Edad Media. Después de la caída de Constantinopla, los antiguos bizantinos se establecieron en Italia, donde desarrollaron la cultura clásica. Las pinturas eran de naturaleza realista y las esculturas de mármol superaron a las de la Antigüedad clásica. Las ideas del Renacimiento afectaron todos los aspectos de Italia y pronto se extendieron a Francia, Inglaterra y gran parte de Europa, influyendo en el pensamiento occidental en su conjunto.

Risorgimento (en portugués: Ressurgimento) fue el movimiento que unificó al país, que en ese momento era un conjunto de pequeños estados sometidos a potencias extranjeras. La lucha por la estructura futura de Italia, la monarquía constitucional, encabezada por el rey Víctor Manuel II, tuvo éxito y en 1861 se formó un estado-nación italiano. Pero no fue hasta el 2 de junio de 1946 que Italia dejó de ser una monarquía y se convirtió en una república.

Entre 1958 y 1963, la economía italiana experimentó una transformación radical: de un país predominantemente agrícola, Italia se convirtió en una de las siete potencias industriales más grandes del mundo.

 

Clima

El clima en Italia es templado. De hecho, no debemos olvidar el papel que juega el Mediterráneo, que rodea la península por tres lados, en el clima italiano. Las zonas costeras son menos calurosas durante el verano y menos frías durante el invierno que las zonas del interior del país.

En otoño, caracterizado por la lluvia y la temperatura promedio en torno a los 16/18 grados, las coloridas hojas de los árboles marcan la temporada, con infinitas paletas de tonos.

El invierno, con temperaturas más frías, de diciembre a marzo, se caracteriza por la nieve en el norte, especialmente en los Alpes y Apeninos.

La primavera, de marzo a junio, se caracteriza por temperaturas agradables, y los días tienden a ser más largos, por lo tanto, con más luz para ver y admirar las bellezas italianas. Los campos se cubren de flores, convirtiéndose en un paisaje impresionante.

El verano, de junio a septiembre, es ideal para visitar las espléndidas playas, pasear por sus magníficas montañas y sorprendentes ciudades de las artes.

 

Influencia

El país tuvo una fuerte influencia en la cultura y el desarrollo social de Europa y el mundo occidental. Es la cuna de la civilización etrusca, la Magna Grecia, la civilización romana y la Iglesia católica, y también de muchos artistas, científicos, músicos, escritores y exploradores.

Las ciudades históricas, la cocina de renombre mundial y la belleza geográfica hacen de Italia un destino popular para más de 40 millones de turistas cada año.

Por aspectos que van desde la obra de Leonardo da Vinci hasta la moda, además de sus numerosos monumentos, es un punto de referencia para el mundo. El cine, el diseño, la arquitectura y la industria creativa ayudan a Italia a mantener su prestigio, definiendo tendencias no solo a nivel nacional, sino internacional.

 

Arte y Cultura

Es casi imposible pensar en un área de la cultura y el arte occidentales que no tenga a influencia de Italia. La música, la pintura, la escultura, la arquitectura, la moda, el diseño, la gastronomía y el cine lo dicen todo sobre el país; no es de extrañar que albergue al menos 50 sitios del patrimonio mundial, que incluyen monumentos, edificios y ciudades enteras.

Grandes nombres forman parte no solo de la historia del país, sino de la historia del arte mundial, como Donato Bramante, Gian Bernini y Francesco Borromini, en arquitectura; Dante Alighieri, Maquiavel, Boccaccio y Umberto Eco, en literatura; Botticelli, Caravaggio, Rafael, Tiziano y Modigliani, en pintura; Leonardo Da Vinci y Michelangelo, en escultura; Puccini, Rossini, Verdi y Vivaldi, en música; y Roberto Rossellini, Vittorio De Sica y Luchino Visconti, en el cine.

 

Gastronomía

¡Y cómo hablar de Italia sin mencionar su deliciosa gastronomía! Los ingredientes y platillos varían según la región, así como panes, quesos y vinos. Las comidas italianas se elaboran en tres o cuatro etapas: comenzando con el antipasto, luego el primo piatto, en algunos casos el secondo piatto y luego frutas, quesos o dulces, y café y licores para terminar.

Las tradiciones culinarias están ligadas al pan, al vino y a la producción de aceite de oliva, trufas, setas, pastas y dulces. Todos muy famosos en todo el mundo. Lo cierto es que cada región tiene sus especialidades totalmente relacionadas con el clima, el tipo de terreno y la cultura local.

Italia tiene cinco excelentes escuelas de gastronomía. En Cosenza, la Maccaroni Chef Academy se centra en la cocina local, con comidas y bebidas que cuentan historias, según ellos mismos. Y así dirigen el rumbo: valorando los ingredientes locales, los pequeños productores y las pequeñas estructuras que involucran la gastronomía, pero que ofrecen al consumidor la esencia local.

En Milán, la Food Genius Academy es una de las más célebres y respetadas de Italia. Con una estructura completa en el área hotelera, cuenta con equipos de primera línea para la cocina industrial y cursos y talleres para aficionados y profesionales.

La escuela de cocina más famosa del mundo está en Parma, en la Reggia di Colorno. ALMA La Scuola Internazionale di Cucina Italiana fue fundada con la participación del mejor chef italiano de todos los tiempos, Gualtiero Marchesi, y ofrece cursos en todas las áreas, desde la administración hasta la cocina.

Ubicada en un impresionante palacio florentino del siglo XVI, la Escuela de Arte Culinario Cordon Bleu Italia es la academia culinaria más antigua de la Toscana que aún está activa. Su objetivo es presentar a los estudiantes las tradiciones y la historia de la cocina mundial.

Por último, la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Pollenzo, en Cuneo, forma profesionales de excelente calidad, con cursos para todo tipo de chef.

 

Regiones

Italia está dividida en 20 regiones, equivalentes a los estados brasileños, cada una con diferentes dialectos y estilos de vida, climas, entre otros. Lombardía y Véneto, por ejemplo, son los más importantes económicamente. Tienen montañas, colinas y lagos famosos. Piamonte es la segunda región más grande del país y, como limita con Francia y Suiza a través de los Alpes, su invierno suele ser severo.

Lazio es la región cuya capital es Roma, una importante ciudad histórica y cultural y que aún conserva algunas ruinas del Imperio Romano. Campania tiene varios atractivos y una gastronomía imperdible, incluidas las que se consideran las mejores pizzas del mundo, en Nápoles. Emilia-Romagna es el hogar de famosas fábricas de automóviles de lujo como Lamborghini, Ferrari y Maserati.

Véneto y Toscana son las regiones más buscadas por los turistas extranjeros.

Italia es conocida por sus vinos y cada una de las regiones produce tipos de uva característicos que dan lugar a vinos de renombre mundial como Barolo (Piemonte), Prosecco (Véneto), Chianti (Toscana) etc.

 

Turismo

Además de las regiones, las ciudades en sí mismas encantan y no pueden quedar fuera de ningún itinerario turístico. Roma, la capital del país, exalta la cultura y la historia, y es una de las postales más hermosas del mundo, además de tener importantes símbolos del Imperio Romano, como el Coliseo, el Panteón y el Foro Romano.

En la ciudad vale la pena visitar la Piazza Navona y la Piazza Venezia, y lanzar una moneda en la Fontana de Trevi. Roma es también el hogar del Vaticano, la ciudad-estado que alberga la Basílica de San Pedro y la residencia oficial del Papa.

Para los amantes de la moda, Milán está llena de tiendas de las principales marcas que dictan las tendencias en todo el mundo. En la ciudad también se encuentra la tercera iglesia más grande del mundo, la Catedral de Milán, con columnas y estructuras hechas completamente de mármol, ubicada en la Piazza del Duomo, otro lugar turístico muy concurrido.

Cabe recordar que Milán alberga una de las obras renacentistas más importantes, “La Última Cena”, pintada por Leonardo da Vinci.

Conocida como «la ciudad del amor», Venecia es uno de los destinos más populares para las parejas. Con sus canales que atraviesan la ciudad, es posible verla desde otro ángulo, en góndola. También está la Basílica de San Marcos, construida con pisos y mosaicos de oro, además del Museo Leonardo da Vinci y el Palacio Ducal, relevantes en la política veneciana.

Florencia es prácticamente un museo al aire libre. Con catedrales, monumentos y arquitectura histórica, la ciudad atrae a muchos turistas por su Piazza del Duomo, donde se encuentra la Catedral de Santa Maria del Fiore, y el Piazzale Michelangelo, con una vista panorámica de la ciudad. También vale la pena visitar la Galería Dell’Accademia, con obras de gran importancia histórica.

Un destino que a veces queda afuera de la lista de las mejores ciudades para visitar en Italia, Nápoles tiene atracciones capaces de conquistar a cualquier viajero. Descubra el Duomo de Nápoles, la Capilla del Pio Monte della Misericordia, hogar de una de las principales obras de Caravaggio, «Siete actos de misericordia», y la Via San Gregorio Armeno, una de las calles más populares con una amplia variedad de tiendas y boutiques. 

 

Símbolos

Hablando de compras, algunas piezas transmiten la esencia de las regiones de Italia. Algunos artículos pueden ser excelentes opciones de regalo o incluso decoración. Por ejemplo, las típicas máscaras del Carnaval de Venecia, hechas a mano por artesanos de talleres de arte que pueden ser de porcelana, vidrio o cuero.

Otro símbolo italiano es el cristal de Murano, que representa el “Made in Italy” y está completamente hecho a mano. Cada pieza es única y la variedad va desde el vidrio decorativo hasta los artículos de iluminación, mágicos como el arte de soplar vidrio.

Las joyas que se exhiben en las vitrinas de Florencia son creadas por orfebres que transmiten este arte de generación en generación, y se encuentran entre los productos más deseados y comprados de la región.

Otros elementos, como el papel de Amalfi, considerado uno de los más elegantes para invitaciones y similares, el cuco de madera y el muñeco siciliano, son también algunos de los diferentes símbolos que representan a Italia en el mundo.

Este fantástico país con sus tesoros artísticos y arquitectónicos, sus delicias culinarias y sus maravillas naturales, siempre te deja con ganas de experimentar más, ¡porque nunca te cansarás de tanta belleza!

Share.

About Author

Eduardo Diniz de Lima

Currently concluding his graduation in Journalism, Eduardo is passionate about communication and tourism. At the age of 22, Eduardo has lived almost entirely in Foz do Iguaçu, Brazil, he is a dreamer to discover the world. Having worked as a press officer and also in ​​communication and marketing agencies, Eduardo is always looking for new challenges and learning opportunities.

Leave A Reply